viernes, 16 de mayo de 2008

Caída del cielo


El Mayor Kong montando la bomba en Dr. Strangelove or: How I Learned to Stop Worrying and Love the Bomb
***
Hace muchos años un productor de seguros me contó que en EE.UU. una familia había asegurado la pileta de natación contra incendios. Al parecerme curioso el bien asegurado, le pregunté el motivo y la respuesta fue que había un antecedente - en otro lugar- de una avioneta se había estrellado en la pileta de una casa cercana al aeropuerto, provocándole daños que no estaban incluidos en el seguro.
Si bien nunca lo pude comprobar y me parecía mas a un chamuyo del vendedor del seguro - contándome un caso extremo- para convencerme que le comprase sus productos, hoy leo esta crónica:
Córdoba: les cayó una bala de cañón en la pileta de natación.(Clarín)

Al menos 6 meses con eso metido en la pileta y en el verano "rozaban con la planta de los pies un fierro"(sulfato de cobre para el verdín, sulfato de aluminio para aclarar el agua...).
Proyectil proveniente de un campo de tiro de una unidad militar cercana.
Ahora falta saber quien pagará el agujero en la pileta...

3 comentarios:

Julia dijo...

Hay que tratar de asegurar todas las piletas, porque una bala de cañón te puede caer en cualquier momento!! Ja!

También un rayo!!

Mumina dijo...

Yo siempre que cruzo la calle miro para la izquierda,para la derecha y para arriba.
Uno nunca sabe de donde le va a venir el atropellamiento,che.

El Bárbaro dijo...

Julia: estadísticamente debe ser una rareza.
Tener pileta, que le caiga una bala de cañón...y que el agua no esté verde.

Mumina: Si, sino decíselo al que cruzo la 9 de Julio debajo de la Autopista y le llovieron limones. A la semana cayeron rollos de aluminio en el mismo lugar...