sábado, 22 de marzo de 2008

La Pasiva

Un emplatado "asinomás" me fastidia. Hacía tiempo que no pagaba un mal servicio como éste...



Si hay algo que caracterizaba a La Pasiva eran sus panchos. ¿Quién no escuchó hablar de sus panchos y su peculiar mostaza?
Increíblemente su calidad cambió y nada más ni nada menos que en Piriápolis, destino turístico si los hay. Una hamburguesa arrebatada, es decir, cruda por dentro y quemada por fuera y con los restos de la plancha sucia, papas fritas refritadas en aceite viejo, los pomos de mayonesa y ketchup reutilizados mil veces, los platos y vasos sucios y el mozo que si bien tenía buena onda, bostezaba y tenía la mirada de quien está bastante embolado.
Si, creo que la palabra que mejor lo describe es increíble, porque este local fue un icono del buen comer, sin entrar en restaurantes elegantes y/o temáticos.
Si bien La Pasiva es una franquicia, parece carecer de los elementos básicos que se cuidan en tales negocios: igual calidad en todos los locales de la franquicia (servicio, calidad de la comida, forma de cocción, etc). ¿Cómo es posible que el elemento fetiche de esta marca haya sido tan menospreciado? ¿En qué tendrán la cabeza sus propietarios cuando eligen decepcionar de forma tan flagrante al cliente que llega atraído por su fama?
¿Sabrán que los negocios no se funden por falta de clientes sino porque cuando abundan los clientes, en el frenesí, pierden los elementos que los hicieron justamente famosos? Buena comida, buen servicio, limpieza, precio acorde, los panchos...LOS PANCHOS DE LA PASIVA... qué tiempos aquellos....



Colaboró La vengadora del marketing, que todavía me sigue puteando por parar para almorzar 45 km antes.

8 comentarios:

hernán dijo...

te habrán visto la cara de gil

El Bárbaro dijo...

Hernán:
Gracias por comentar.

Ju@nita*** dijo...

Don Barbaro, como veo esta disfrutando de una hermosas vacaciones, bien, muy bien, supongo que usted se las merece, en cuanto a los panchos no puedo decirle nada porque no los conozco, es mas no conozco Uruguay, pero eso si los pastelitos como dice son una pituquez ajajajaja.
Pasaba a Desearte unas Felices Pascuas!!!!!!!
Besos

BLOGquejaTe dijo...

no me digas barbaro, hace tiempo que no voy a montevideo pero siempre me daba una vuelta por la pasiva, que mierda...!!! lo lindo del uruguay es que para mi era como volver a la buenos aires de mi niñez... que triste noticia me diste,todos en todo el mundo a la larga terminaremos comiendo la misma misma de las multis ?
BLOGquejaTe

El Bárbaro dijo...

Juanita: Juaz, mas que paseando ando trabajando,vio?
Felices pascuas para vos y los tuyos.

Blogquejate: es el de Piriápolis, no me atrevo a decir que sean todos.
Me llama la atencion y por eso lo posteé, eran famosos sus platos. El problema pasa por las franquicias, que no se cumplen con unanimidad en los locales.
Saludos

Anónimo dijo...

Barbarito,vos entre el dulce de leche y ahora los pastelitos,que vidurria!!!!!!!!

DHA dijo...

Panchos??? en La Pasiva???? tengo miedo nene!!!

Anónimo dijo...

Loco te digo las barbáridades que me pasaron en ese restaurante, un helado con un pelo larguísimo, y me hicieron drama para cambiarmelo, el piso tenía taaaantas servilletas sucias que se te quedaban pegadas en las suelas y la mesa una grasa de otros comensales que te resbalabas, y la comida ya no es nada del otro mundo.