sábado, 10 de octubre de 2009

Discriminación

De vez en cuando sale en las noticias que hay argentinos que no logran ingresar a España u otros países del 1º Mundo y regresan blasfemando vociferando su discriminación, hecho que se da por no tener la carta de recomendación o no tener reserva de hotel o tarjeta de crédito internacional o haber sacado visa de turista en lugar de visa de estudiante, en fin, una serie de desprolijidades administrativas, a veces inocentes -las menos- y otras veces a sabiendas (no incluyo a los que se van a vivir en forma ilegal, ellos ya saben que van por izquierda).

Si bien ahora está de moda usar la palabra discriminación para describir un acto peyorativo o como dice la RAE: Dar trato de inferioridad a una persona o colectividad por motivos raciales, religiosos, políticos, etc. , esta palabra también significa separar, seleccionar.

Seleccionar a los que tienen los requisitos solicitados, pelotudo/a, te falta un requisito que obviaste porque éste ispa se mueve de maneras irregulares y pensaste que allá zafabas.
No hablo de las aduanas duras que ciertamente existen y que eligen al azar quien entra o no, hablo del pillín que trata de entrar si o si.

Tengo la impresión que algun día va a aparecer uno quejándose que lo discriminaron por no poseer pasaporte en el pre-embarque de Ezeiza para cruzar el gran charco.

12 comentarios:

gallega dijo...

HOLA BARBARO AMIGO!!,EN TODAS PARTES DEL MUNDO HAY DISCRIMINACION,Y EN OTRAS LA"AVIVADA" ENCUBIERTA POR QUE SE ES DISCRIMINADO!!!

pastor4 dijo...

dicen los nostalgiosos de la
buena vibra
que mientras haya
fronteras habrá discriminacion
mientras haya religiones
habra discriminacion
mientras haya dos modelos de zapatillas
para elegir...
habrá discriminción...

pues con ella, habrá que convivir
a lo sumo, por quinientos años.

p4
saludos

baron Samedi dijo...

Parece ser que está en la naturaleza humana ser "transgresor". Pero además pretender que los demás le aplaudan/acepten/ su "viveza criolla". Si todos nos rigiéramos con un mínimo de respeto al otro dejaría de existir la discriminación; si dejásemos de sentirnos el ombligo del mundo seríamos mejor aceptados; si probásemos a mirar nuestra viga y no la paja en el ojo ajeno hasta podríamos ser más felices... Pero todo esto es una utopía, lo que demuestra mi edad provecta.

El Mostro dijo...

Es un tema. Mi hija mayor h viajado y nunca ha tenido problemas; por otro lado, una amiga fue detenida al tratar de cruzar desde Francia a España: tenía todos los papeles vencidos...

Saludos.

La candorosa dijo...

Siempre me resultaron paradójicas esos personajes que se llenan la boca con críticas hacia los políticos corruptos o para con personajes que se mandan tranfugueadas, condenándolos con sus dichos por considerarlos "amorales"!!!

Pero a la primera de cambio, se enojan como demonios enfurecidos si a ellos algún funcionario -o empleado- no les hace la vista gorda ¡¡de favor!! con algún trámite sin resolver.

En realidad no son paradójicos, son deplorables.


Saludazos!

Radio Bemba dijo...

ufff yo ni idea de esas cosas, nunca salí de La Matanza..jaja
(menos mal que para ir a Lomas de Zamora no me piden pasaporte)

Julia dijo...

Coincido totalmente Bárbaro. Es costumbre de muchos argentinos eso de salir "al viento" considerando que están obligados a aceptarnos con nuestras transgresiones (¡Cómo son capaces de tratarnos mal si somos argentinos!!). Y de no ser así, echar en cara el que nuestros antepasados vinieron a este país a "matarse el hambre", ignorando que tampoco la entrada era libre ya que había un trámite de "llamada" (venía primero un miembro de la familia) y otro de "reclamo" (para el resto familiar) que se debía cumplir, por eso es que muchas familias venían por separado. El padre para instalarse y justificar su trabajo y luego "reclamar" a la familia después de un tiempo estipulado. Ese trámite significaba tener que hacer engorrosas colas en migraciones y en otros tantos lugares, que agobiaban a los familiares.
Pero no importa, ahora es moda sentirse discriminado si alguien obliga a cumplir la ley y encima le dan espacio en algún programa de Tinelli como para que luzcan sus dotes artísticas. Tal el caso de la chica que estuvo presa en España por pasar una valija con droga sin "darse cuenta".
Beso!

maniática dijo...

es que la pelotudez está profundizándose tan alarmantemente que ya está adquiriendo status de discapacidad
debe ser por eso, Bárb

Nova, el Periodismo que Vale dijo...

Coincido con Gallega. A veces hasta las obligaciones se las lleva al extremo y se las califica como discriminaciones. Al mismo tiempo, se realizan acciones despectivas que son consideradas simples actos "naturales" y tampoco son juzgados. En fín, hay que medir con igual vara...aunque no sabemos cuál es esa vara.

Un beso!

Horacio dijo...

igual, a donde no te quieren, no hay que ir, y listo

El Bárbaro dijo...

Gallega: los avivados discriminan la buena fé del agente de turno.

Pastor4: quinientos años es poco mientras haya desigualdad....

Baron Samedi: nunca entendi los que se fueron ilegales al 1º mundo y estuvieron 10 años para poder regularizar su situacion, dejando atrás afectos. Luego, cuando consiguen poner todo en regla, vuelven y me dan sermones de moral europeizante...

Mostro: y asi hay muchos....
Y vuelven puteando a Ezeiza.

Candor: pero los funcionarios de otros lados no son tan coimeables... o los pesos son insuficientes frente al Euro...

Bemba: Una vez un empleado de apellido y aspecto latinoamericano me visó poniendo bien grande que yo era latino y se sonreía con sorna. bien tipico del criollo que se afrancesa y discrimina al par...

Julia: claro, en épocas de guerra y/o fomoento de colonizacion la cosa era distinta. Hoy las reglas cambian.
Aunque por estos lares tambien se discrimina al limítrofe...

Tinelli dignifica. Si no, no se entiende...

Maniática: orquitis para los señores...¿ y para las señoras que sería?

Nova: creo que con la info de las embajadas es suficiente....

El Bárbaro dijo...

Horacio: y no sabés lo que es ver un partido en un bar de visitante en el extranjero: ahi si no te quieren de verdadddd.

Hay que gritar los goles en silencio, apretando los dientes mientras escrutás que no vuele un porrón hacia tu frente